Tag Archives: Franz Loriot

La Republique du Jazz review by Georges Kiosseff

CF 283Pascal Niggenkemper Vision 7 – Lucky Prime (CF 283)
attention OVNI !
Le bassiste, compositeur, improvisateur, franco-allemand, Pascal Niggekemper, vivant à NYC, nous propose un projet original, fort, dérangeant, excitant et créatif : « Lucky Prime » .   Propos ouvert, tant par la liberté laissé aux musiciens, qu’aux histoires que peuvent comprendre, se fabriquer les auditeurs (« presque tout est permis » dit la note d’intention sur la pochette !) ce projet tourne autour du chiffre 7, symbolique si il en est, nombre impair «Lucky prime», nombre de musiciens de l’ensemble .

Outre Pascal Niggekemper nous trouvons dans «Lucky Prime»,  à la clarinette et au saxophones, Franck Gratowski, vivant à Berlin .

Eve Risser tient les parties de piano et piano préparé et vit à Paris, à la batterie un berlinois, Christian Lillinger, Emilie Lesbros est la chanteuse, parisienne, du groupe, Franck Loriot est altiste et vit à Zurich, et Els Vandeweyer est le vibraphoniste belge de service .

Si l’on ajoute que tous ces gens ont joué qui avec Barre Philips, qui avec Tony Oxley, avec Joëlle Léandre et autre Anthony Braxton, on comprend que nous sommes là dans le langage « free », libertaire musicalement, du Jazz .

Impro, liberté absolue, passages ultra-écrits, ne boudons pas le plaisir de cette fraîcheur de la Musique libre, un bon coup de balai dans les oreilles ne fait pas de mal .   Ce CD a été enregistré en live et en studio, au loft de Cologne, dans le cadre du festival « vive le Jazz » en octobre 2012, et a vu le jour grâce à l’aide de nombreuses fondations culturelles françaises, allemandes et franco-allemandes , Goethe Institut, Institut Français, entre autres .
Le « free Jazz » n’est pas mort et européen en diable !
http://larepubliquedujazz.com/pascal-niggenkemper-vision-7-lucky-prime-attention-ovni/

Advertisements

Cuardenos de Jazz review by Carlos Pérez Cruz

Baloni – Fremdenzimmer (CF 237)
Asegura el pianista Vijay Iyer que “la música es acción: el sonido de los cuerpos en movimiento” (notas del libreto de su último disco, Accelerando). Claro que la acción que estimula el movimiento de los cuerpos en su Accelerando es diametralmente opuesta a la que propone el trío que nos ocupa, Baloni (‘Ba’ de Badenhorst, ‘Lo’ de Loriot y ‘Ni’ de Niggenkemper). Si Iyer pone la música en acción mediante la partición del tiempo en fracciones métricas infinitesimales, el trío Baloni camina sobre el tempo como un espacio físico que se expande y se contrae a voluntad, y sólo en ocasiones prefigura una métrica mensurable. Por otro lado, si Iyer experimenta escrutando hasta el límite el encaje de pulsos rítmicos (con una exigencia extrema de precisión para los músicos), Baloni prima el expresionismo y la textura sobre cualquier otro elemento (con la comunicación -acción, reacción- como elemento primordial para la creación in situ). Formas contrapuestas, e incluso extremas, que no sé hasta qué punto son más un reto para el intérprete que elemento de seducción para el oyente.

Dice también Iyer que “si la música es acción, lo mejor es escucharla en contexto”. Cierto. Pero, ¿cuál es el contexto del oyente actual de música? Déjenme hacer uso de un tópico musical: la música, siempre mejor en directo. Y cuando ésta trata de apelar a algo mucho más amplio que tan sólo al ritmo (¡¿tan sólo?!), más si cabe. He probado a escuchar la música de este Fremdenzimmer en varios contextos propios del oyente de nuestros días, siempre con auriculares. Por la calle (caminando y corriendo), frente al ordenador (trabajando), comiendo (no recuerdo qué), etcétera. Y no funciona. Y resulta curioso cómo una misma pista (un disco entero) puede generar tanto irascibilidad como placidez. Depende del contexto. Es fundamental el contexto. Y resulta paradójico cómo la música que más asociamos a la búsqueda (ergo a la vanguardia creativa) apela, sin embargo, al ser humano que fuimos en otro momento en que (cuenta la leyenda) éramos capaces de concentrarnos en una sola actividad. Es decir, la vanguardia (todo concepto es discutible, claro) al rescate del ciudadano sometido a este insufrible “accelerando” que procura la partición del minuto en mil segmentos, en vez de regodearse y retozar en la naturaleza gozosa de la mera existencia.
http://www.cuadernosdejazz.com/index.php?option=com_content&view=article&id=2127%3Abaloni&catid=4%3Adiscos&Itemid=7